CIGARRERAS

Cigarreras

 

Horarios de funciones:

Jueves, 1 de diciembre, a las 20.00 h.  

Viernes, 2 de diciembre, a las 20.00h.

Sábado, 3 de diciembre, a las 20.00 h.

Domingo, 4 de diciembre, a las 19.00 h. 

Duración: 105 minutos
Espectáculo recomendado a partir de 16 años

Precios: de 5 a 25 €

Bonificación: Espectáculo bonificado para la función del día 1 de diciembre.

 

 

CIGARRERAS

TEATRE ROMEA CONTRAPRODUCCIÓNSHISTRIÓN TEATRO ENCARO FACTORY

SINOPSIS

Cigarreras, adaptación de la novela La Tribuna de Emilia Pardo Bazán, considerada como la primera gran novela social española, nos traslada al ambiente de una fábrica de tabaco de la segunda mitad del siglo XIX en La Coruña, por aquel entonces, la más importante de aquella España, en unos momentos políticos y sociales muy convulsos. En 1868 cae la dinastía Borbónica y cinco años más tarde se proclama la Iª República. En Cigarreras se conjuga el drama individual y el colectivo a través de la relación socialmente imposible entre una proletaria y un burgués, junto a las primeras luchas de las mujeres en el mundo laboral. La fábricas de cigarros fueron de las primeras empresas en contratar masivamente mano de obra femenina, donde el trabajo se convirtió para la mujer en un espacio de socialización colectiva, de apoyo mutuo y también de formación, saliendo así del ámbito doméstico en el que tradicionalmente habían sido confinadas. Sin embargo, las condiciones laborales en las fábricas eran muy duras y los salarios de las mujeres mucho más bajos que los de los hombres, por lo que el 7 de diciembre de 1857, más de 4.000 cigarreras llevaron a cabo la primera huelga de mujeres en Galicia, motivada por la llegada de unas nuevas máquinas de picar tabaco que amenazaban algunos de los puestos de trabajo existente.

EL ESPECTÁCULO
Cigarreras es una propuesta dramatúrgica audaz que, con siete actrices en escena, conjuga el tono propio de un drama individual y colectivo como La Tribuna, con otros más frescos y ligeros, incluso cómicos por momentos, tan característicos de la novela de Emilia Pardo Bazán. Una escritora y una mujer que, como armas de defensa y ataque, recurría asiduamente a la ironía, el sarcasmo y el humor. Como homenaje conmemorativo del centenario de su fallecimiento, el espectáculo busca en todo momento una conexión dinámica y directa con el público, seguros de que ese afán escénico no actúa en menoscabo del entramado temático y conceptual de la novela que le sirve de base, sino que, por el contrario, hace más amena y eficaz la recepción del drama.
El texto constituye un producto literario-dramático derivado, pero independiente que bebe significativamente de la citada novela, procurando un dinamismo dramático junto a la condensación e intensidad que requiere su puesta en escena. La inclusión del personaje de la propia escritora, posibilita que muchos elementos narrativos, descriptivos y analíticos de La Tribuna, puedan ser abordados teatralmente.
Un texto que aborda ante unas figuras (la de Emilia Pardo Bazán y la de las Cigarreras) unas situaciones y unas referencias históricas de marcado interés cultural. Figuras, situaciones y referencias, que dan pie a tratar termas totalmente vigentes hoy en día: memoria colectiva, perspectiva de género, dialéctica de modelos sociales y políticos... Temas que, al hilo de los vivos y brillantes argumentos aportados por la escritora y su novela, pueden suscitar un grandísimo interés en la sociedad actual, representada en el teatro por el público.


CONTEXTO HISTÓRICO
La Fábrica de Tabaco de La Coruña fue un lugar de trabajo femenino, pero también un lugar de encuentro, de sonoridad, de apoyo mutuo y también de formación, muy bien descrito en la novela de Emilia Pardo Bazán La Tribuna, su tercera novela y considerada la primera gran obra social española, que describe la vida de una cigarrera coruñesa, Amparo, una líder obrera, con una gran concienciación política, republicana y federalista. Y es que la Fábrica fue también un espacio de protesta laboral, donde el 7 de noviembre de 1857 a las 11 de la mañana, casi cuatro mil mujeres iniciaron una huelga contra sus jefes, destruyendo las nuevas máquinas de picar tabaco y echando al mar parte de la producción, llegando a subirse a los tejados del edificio. La protesta no consiguió su objetivo, ya que las máquinas se impusieron de inmediato, pero constituyó, en todo caso, la primera huelga de mujeres documentada de toda Galicia. Una instalación que funcionó durante casi 200 años, siendo durante mucho tiempo, la industria con más trabajadores de Galicia, y sobre todo, con más trabajadoras, pues las encargadas de elaborar los cigarros puros eran mujeres. Allí llegaron a trabajar, al mismo tiempo más de 4.000 empleadas a mediados del siglo XIX, una cifra elevada, teniendo en cuenta que la población de La Coruña contaba por aquel entonces con unos 40.000 habitantes. Las cigarreras disfrutaban de unas condiciones laborales algo más favorables que las que había en otras industrias. Era un trabajo duro, pero las mujeres tenían mucho margen para entrar o salir. La razón era que no tenían un salario, sino que cobraban por trabajo realizado. De esta forma, las mujeres que no tenían hijos trabajaban más horas y las que sí los tenían, les permitía trabajar más tiempo en casa y menos en la fábrica. Encadenaban, por lo tanto, dobles o triples jornadas laborales. Tenían que ocuparse de sus casas (hacer comidas, lavar la ropa, ocuparse de los hijos...). Además, muchas de ellas llegaban de zonas rurales y por lo tanto, caminaban varias horas todos los días para ir y volver de casa al trabajo. Comenzaban su vida laboral con 7 u 8 años como aprendizas y se quedaban hasta que su cuerpo aguantaba. No había jubilación y no era raro que, en plena producción, convivieran al mismo tiempo tres generaciones de mujeres. A las mujeres de mayor edad se les asignaba ciertos trabajos más cómodos, como quitarle la vena a las hojas de tabaco, algo que podían desarrollar con facilidad gracias a su experiencia adquirida. Es lo que Emilia Pardo Bazán describe como El Cielo, El Purgatorio y El Infierno; distintos trabajos dentro de la fábrica, algunos más cómodos y otros más duros. Existía una hermandad que se establecía entre este colectivo de mujeres y la ayuda mutua, sobre todo cuando había un conflicto, estaba a la orden del día. Emilia Pardo Bazán dice sobre estas mujeres que eran como el demonio, pero que en el momento en que tenían que defender al colectivo, eran aguerridas y estaban siempre unidas.


EMILIA PARDO BAZÁN
La escritora gozó de un reconocimiento en vida que, para bien y para mal, la situó en la primera línea literaria y social de su época. Con el tiempo y la distorsión simplista del franquismo, se fue proyectando sobre ella una injusta percepción de una escritora acartonada y conservadora. Con Cigarreras y como homenaje al centenario de su fallecimiento, queremos participar en la reivindicación de una escritora controvertida y contradictoria pero muy sugestiva, de capital relevancia en el devenir del feminismo y la literatura de finales del XIX y comienzos del XX. De la ingente producción literaria de la escritora gallega, escogemos su novela La Tribuna como columna vertebral de este espectáculo al estar ambientada en la fábrica de tabacos más importante de España en aquel momento, situada en La Coruña. Gracias a las circunstancias excepcionales en las que creció, Emilia Pardo Bazán se convirtió en una mujer de brillante formación, grandes inquietudes intelectuales y amplia cultura literaria y lingüística. Entre sus primeras producciones destacan obras de ensayo y poesía. Si bien la autora gallega cultivó numerosos géneros literarios, fue en la narrativa donde se reveló más prolífica. A principios del siglo XIX, y así como sucedía en el resto de las artes, los escritores se movían dentro de los cánones del Romanticismo, si bien ella, cultivó más asiduamente la nueva influencia del realismo que llegaba de fuera de nuestras fronteras. Es en ese concepto feminista y naturalista francés donde Emilia Pardo Bazán se desarrolla su producción novelística, creando a partir de 1883, Una Cuestión Palpitante con la que da un giro definitivo al naturalismo español. Con la Tribuna publicada en ese año, fue considerada como el primer ejemplo de novela naturalista en España y con una gran carga de contenido social; luego llegarían La Dama Joven o Los Pazos de Ulloa, una de sus obras más célebres.
 

Cigarreras, espectáculo de creación a partir de la novela La Tribuna de Emilia Pardo Bazán, sobre una adaptación teatral de Cándido Pazó


REPARTO

Tamara Canosa

Susana Dans

Mercé Castro

Isabel Naveira

Covadonga Berdiñas

Ana Santos

Ledicia Sola

 

EQUIPO ARTÍSTICO

Escenografía   Dani Trillo

Vestuario   Martina Cambeiro

Iluminación   Alfonso Castro

Espacio musical   Manuel Riveiro

Diseño gráfico   PLANB Estudio

Técnicos en gira   Alfonso Castro Miguel Cabaleiro Raúl Giraldo

Producción ejecutiva   Belén Pinchel    

 

DIRECCIÓN

Cándido Pazó

 

Cigarreras, es una producción de TEATRE ROMEA / CONTRAPRODUCCIONES HISTRIÓN TEATRO / ENCARO FACTORY

Facebook
Twitter
WhatsApp

2022 diciembre

Semana 2

Lun 28
Mar 29
Mié 30
Jue 1
Vie 2
Sáb 3
Dom 4
Lun 5
Mar 6
Mié 7
Jue 8
Vie 9
Sáb 10
Dom 11
Lun 12
Mar 13
Mié 14
Jue 15
Vie 16
Sáb 17
Dom 18
Lun 19
Mar 20
Mié 21
Jue 22
Vie 23
Sáb 24
Dom 25
Lun 26
Mar 27
Mié 28
Jue 29
Vie 30
Sáb 31
Dom 1